Un País cinco estrellas. Por Miguel Canahuati.

0
424

Vientos de independencia de hace más de 190 años acarician nuestras tierras durante el mes de Septiembre. Este mes es importante para Honduras ya que el 15 de dicho mes se celebra nuestra independencia. El sentimiento de patriotismo se ve agitado en medio de la lucha que los buenos hondureños nos enfrentamos para recuperar nuestro país. Los libros de historia van a relatar como los valientes alzaron la voz por los que fueron callados y como un país logró rescatar su integridad.

Por muchos años, Honduras ha sufrido de explotación, corrupción e intervenciones extranjeras que han dejado al país en situaciones vulnerables. Las intervenciones extranjeras son consecuentes al pobre manejo gubernamental que ha sido avalado bajo personas egoístas e impunes. La corrupción ha llevado a la explotación de nuestra gente y recursos naturales que han sido preservados y protegidos bajo la ley; aun así existen gobernantes que tienen el país en venta para lucrarse de nuestro legado hondureño.

El patriotismo es un sentimiento que refleja nuestro orgullo de ser hijos de Honduras. Lastimosamente no hay mucho que celebrar pero si mucho por trabajar; como buenos hondureños debemos seguir luchando para poder romper las cadenas opresoras del régimen e independizarnos de esta dictadura. Si no actuamos ya, las futuras generaciones de Honduras van a heredar instituciones públicas desfalcadas, un monopolio de energía en bancarrota, un sistema de salud inhumano y bajos niveles de educación.

La negligencia por parte del régimen ha expuesto a muchos hondureños a zonas de riesgo a los cuales se les han limitado las oportunidades. Una purga política es necesario para poder depurar cualquier persona que no sea apta para su cargo. En este mes patriótico, se vienen acontecimientos críticos para la historia del país; debemos tomar protagonismo para poder librar a Honduras de estos malhechores.

Todos los escándalos políticos, impunidad y abusos de autoridad formarán parte de nuestra historia como país; pero la lucha que hemos librado ante toda esta barbarie enriquecerán el gran legado que estos traidores a la patria han embarrado. Los sacrificios del pueblo son muchos, pero con ellos se va alimentando nuestro deseo por equidad y justicia. No hay nada que se asemeje a la belleza de un país unido que lucha por la prosperidad y asegurar un futuro digno.

Es momento de exponer nuestro patriotismo y despertar a un país de un sueño servil y profundo. Honduras nos necesita más que nunca, no podemos ser indiferentes ante la crisis política que ha manchado el país de sangre por tanto tiempo. Es nuestra responsabilidad exigir y velar por nuestros derechos por que nadie más lo hará por nosotros.

Facebook Comments