Tegucigalpa, Honduras.

El comisionado de Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera, denunció este martes que entre 2015 y el primer semestre de 2018 el organismo estatal recibió 310 casos de violaciones de los derechos humanos de defensores de esas garantías en el país.

El 83 por ciento de los casos fueron presentados por hombres y los restantes 17 por ciento por mujeres que se dedican a defender los derechos humanos de sus comunidades, indicó el organismo en un comunicado.

Del total de denuncias, 116 fueron por violación a la integridad personal, 46 al derecho a la vida, 22 al acceso a la justicia y debido proceso legal, 21 a la salud, 19 a la educación, 13 a derecho de petición, y tres al de la propiedad, entre otras.

El defensor del pueblo hondureño anunció la creación de la unidad de coordinación interdefensorial para la atención de quejas y salvaguardar la vida e integridad de los defensores de derechos humanos, que son víctimas de amenazas en Honduras.

Señaló que el objetivo de la unidad es realizar «un mapeo» de las organizaciones de defensores de derechos humanos en el país y hacer un registro de las quejas presentadas por esas personas.

El organismo hondureño solicitará a las autoridades del Estadoimplementar «medidas urgentes de seguridad» para «salvaguardar» la vida e integridad de los defensores de derechos humanos que no apliquen al Sistema de Protección.

El ombudsman hondureño señaló que en algunos casos también se podrá solicita ante el sistema interamericano de protección de los derechos humanos «la implementación de medidas cautelares o provisionales a favor de los defensores de derechos Humanos».

Desde inicios de la década de 1980, la labor de los defensores de derechos humanos en Honduras ha sido calificada por algunos sectores como «una labor de alto riesgo» debido a las constantes amenazas, agresiones y atentados que reciben.

El 95 por ciento de los ataques contra la integridad física y la vida de defensores de derechos humanos en Honduras están en la impunidad, agregó.

«La falta de rendición de cuentas por los asesinatos y otros delitos cometidos contra los defensores de derechos humanos alimenta aún más la violencia en contra ellos», aseguró el organismo hondureño.

Añadió que «decenas» de defensores de derechos humanos han perdido la vida en Honduras desde finales del siglo pasado, aunque lamentó que el país no cuenta con estadísticas confiables sobre la temática.

El organismo indicó que de los más de 300 miembros de la diversidad sexual que han muerto de manera violenta en Honduras en la última década, alrededor de una docena eran defensores de derechos humanos.

En su vista a Honduras entre abril y mayo pasados, el presidente del Consejo de Derechos Humanos como Relator Especial de las Naciones Unidas, Michel Forst, expresó su preocupación por la práctica generalizada de criminalizar a los defensores de esas garantías, en particular en el contexto del ejercicio de su derecho a la protesta y la libertad de expresión, según la información.

Facebook Comments