Honduras cumplió en un 49 por ciento de los compromisos asumidos en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos en el Consenso de Montevideo en 2013, por lo que Plan Internacional recomendó al país aprobar una normativa que garantice su reconocimiento y despenalizar el aborto.

Este es uno de los resultados de un estudio presentado hoy realizado por «Mira que te Miro», una plataforma de monitoreo social para identificar los avances y brechas en el cumplimiento de los compromisos de salud y derechos sexuales y reproductivos adoptados por los países de América Latina y el Caribe en el Consenso de Montevideo en 2013.

Romina Cerna, oficial de género de la Organización Plan Internacional, dijo a Acan-Efe que el panorama en Honduras es «bastante desalentador», ya que el país ocupa las últimas posiciones en cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos.

Honduras cumplió en un «49 por ciento» esos compromisos, subrayó Cerna, quien aseguró que el país centroamericano «puede mejorar».

Sin embargo, la experta de Plan Internacional señaló que el problema de Honduras no es la falta de legislación para garantizar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, sino que «no hay un adecuado cumplimiento» de las leyes.

El 75 por ciento de las mujeres en edad reproductiva tienen acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva en Honduras, un país que tiene una de las tasas de embarazos adolescentes más alta de América Latina, señala el documento.

Cerna insistió en que Honduras tiene normativas para garantizar a las mujeres los servicios de salud sexual y reproductiva, pero carece de «una adecuada rendición de cuentas» y que la Secretaría de Salud «no supervisa» la calidad de los servicios.

Enfatizó que la Constitución de Honduras, que data de 1982, no reconoce los derechos sexuales y reproductivos de los hondureños, y penaliza el aborto en todas sus formas desde 1997.

El país centroamericano ha cumplido en un 61 por ciento la creación de servicios amigables para jóvenes, y en un 78 por ciento en garantizar un parto natural humanizado, señala el informe.

El año pasado Honduras cumplió en un 75 por ciento el compromiso de reducir la mortalidad materna a través de una estrategia oficial, pero apenas en un 34 por ciento la atención especializada a víctimas de violencia de género, añade.

El país también tiene un bajo cumplimiento en el compromiso de promover una educación integral en sexualidad, con un 24 por ciento, de acuerdo al estudio.

Ante este panorama, la oficial de Plan Internacional recomendó a Honduras garantizar el acceso a los servicios integrales orientados a la salud sexual y reproductiva, incluidos los métodos anticonceptivos.

Además, legalizar la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE) con el objetivo de prevenir embarazos no deseados en mujeres víctimas de violación.

Asimismo, recomienda al Congreso Nacional despenalizar el aborto en caso de que el feto padezca una alteración estructural congénita de carácter mortal, peligre la vida de la mujer embarazada y cuando el embarazo es producto de una violación sexual.

Facebook Comments