EL LADO CORRECTO DE LA HISTORIA Por: Abog. Octavio Pineda Espinoza(*)

0
268

El país ha llegado al límite, lo hemos llevado ahí todos los que hacemos política tanto directamente como los que lo hacen solapadamente, en este aspecto no se salva nadie, aquellos que se llenan la boca gritando a los medios que no son políticos, son los y las más políticas, bien decía Aristóteles que el ser humano es un zoon politikon ( un animal político), mi padre que era suspicaz decía, “quítale lo político al ser humano y solo queda el animal”, yo no creo en los apolíticos, la vida me ha dado suficientes pruebas de lo contrario, tengo amistades en muchos bandos, unos que dicen que tal o cual presidente fue lo máximo, dependiendo de como les fue en la fiesta, personalmente creo que hay que temerle, y en Honduras yo los y las conozca, a aquellos y aquellas que dicen que son políticos, son al final los peores, se matriculan con un interés, se convierten en dirigentes no electos de la sociedad civil y convierten o han convertido lo que originalmente fue un activismo social en un modus vivendi, conozco varios y varias que viven de eso, son en Honduras activistas acérrimos pero pasan viajando a Europa, a los países escandinavos que no conocen nuestra cultura y que financian sin saber a cualquiera que dice que es perseguido o estudioso de la conflictividad social.

Al final es rico ser revolucionario si vivís en Francia con un sueldo del gobierno, o sí te llaman a representar a la sociedad civil sin que nadie te haya electo, algunos dicen que buscan una sociedad más justa pero a renglón seguido dicen que hay que apoyar al gobierno ilegítimo que los financia, más tarde se enojan y le echan la culpa a la clase política corrupta, la misma que les concede asesorías y los hace depuradores de nada, o más bien de poco; no hay duda que la clase política en general ha quedado a deber a la sociedad hondureña, me incluyo, porque aquel que no teme su origen no debe temer su objetivo, los partidos políticos son instituciones de derecho público que buscan la obtención del poder y yo me críe con un personaje que vino de la nada y se convirtió en un referente político, muchos me dicen en los lugares adonde acompaño a los líderes de mi partido, el Liberal, que sí Pineda Ponce viviera varias cosas se hubieran resuelto, que el partido no estaría tan estigmatizado por el fracaso como  lo está, a todas esas personas les agradezco sus comentarios pero les digo, estamos en un momento distinto de la historia.

Mi padre, que tenía, por su experiencia, una visión de lo que pasaría hizo cosas en su tiempo certeras, él le puso el mote de cipote malcriado al que nos desgobierna, me adelantó las traiciones de Mel y de lo que algunos llaman el lado oscuro del Partido Liberal, me dijo con nombres y apellidos los traidores a la institución y los evangelistas del conformismo, y ya, en su etapa final de la vida me advirtió del largo camino de nuestro partido para volver al poder, en uno de sus últimas pláticas conmigo me dijo: apoya a alguien que quiera recuperar al liberalismo, que entienda de donde venimos y adonde vamos, que sepa que el país necesita para recuperarse una gran coalición social, sin payasadas, sin poses, sin frases hechas.

Busca me dijo, personas que representen  lo que yo traté de hacer con mi vida, el resultado de una lucha, la fuerza de una convicción, la franqueza de una postura, la realidad de una convicción, no te vuelvas salamero ni lamebotas, esos son las criaturas de la peor calaña que hay en la política, aquellos que le dicen al candidato que es el más inteligente, el más macanudo, el más guapo, el más sabio, aquellos que ni al baño dejan entrar tranquilo al candidato, he sido fiel con esa filosofía y he pagado el precio de ser independiente como me enseñó mi padre pero, en mi partido, sabiendo de donde vengo sin olvidar adonde voy tengo claro quien representa esos ideales.

Cada quien, de cada partido, habrá de definir sus aspiraciones, si somos inteligentes y entendemos que la organización criminal a la que Juan Hernández ha convertido en parte de su peculio y que se llama Partido Nacional tiene todo el poder, todo el dinero, no importa si es bien o mal habido, que independientemente que tarde entiendan el error cometido por saciar sus bastardos apetitos, cada quien sea del partido liberal, sea del partido libre, sea seguidor de Nasralla, sea en cualquier noción u oposición a este gobierno tiránico y corrupto debe definir con claridad, en que parte de la historia quiere estar; aquí incluyo a mis amigos nacionalistas, a los que que son correctos, a los que aspiran a otro país que después de 11 años de dominio de Joh  saben que lo que hay es un 67% de probreza general y un 47% de probreza extrema, y ahora con todas las acusaciones de su entorno cercano con el nartcotráfico, el lavado de activos y la impunidad rampante de su gobierno inconstitucional saben que hay que cambiar.

Mi mensaje final es para todos los hondureños, los que leen estas letras que son pocos pero son importantes, a los que se prestaron a jugar ese peligroso juego de Juan Hernández, así como dice la Biblia “ los juicios vienen y solo se salvarán los justos”, decidan , definan en que parte de la historia quieren quedar, en el lado correcto o como  los quieren obligar por el interés de una sola persona, en el lado equivocado de la historia, la misma interrogante se la hago a los representantes de Libre y a las fuerzas democráticas que todavía quedan en este país que llamamos Honduras.

(*) Catedrático Universitario. Secretario General del Partido Liberal de Honduras.

Facebook Comments