El día que asesinaron al hijo de mi amigo. Por María Angélica Milla

0
510

Ayer en mi colonia hubo un tiroteo, iba para el súper y pase en el momento que se llevaban a un herido en un pick up, me dijeron hay un muerto y seguí mi camino, rezando por sus almas.

Yo vivo en una colonia de las antiguas de San Pedro Sula, donde vivíamos todas las clases sociales sin mayor distingo, hoy no se puede comprar tierra aquí porque ya no hay disponible y su valor es muy elevado, lo que quiero decir es que vivo en un buen lugar, fue el mejor lugar del mundo para crecer y vivir. He estudiado violencia por los últimos cinco años de mi vida para lograr comprender un fenómeno cotidiano en esta bella ciudad, he intentado dialogar hasta el cansancio con tomadores de decisiones sin ser exitosa, con la idea de ayudar con soluciones a erradicar esta situación,  eso me ha frustrado un poco, pero, no desisto, muchas personas que me conocen son testigos de esto

Hoy he recibido una llamada a las 7 de la mañana, mi amigo Fernando la hace, me dice que le mataron a su hijo, es el asesinado en mi colonia, estaba trabajando y un guardia de seguridad, que bebía alcohol aparentemente, se psicótizo  y los ataco para luego suicidarse.

Hoy no estoy indignada como siempre por todo lo que sucede en Honduras, hoy estoy triste porque mataron a un buen muchacho trabajador y respetuoso, estoy triste porque nadie siente el dolor de esta perdida, a nadie le importa porque ya la muerte violenta es nuestra perenne compañía.  A unas horas de que una corte de Estados Unidos dijera que el Sr. Hernández recibió dinero de un gran narcotraficante para sostener su campaña política, no puedo más que pensar que como este hermoso país no tiene la suerte de tener un digno gobernante, desde hace años caminamos acéfalos en medio de un anfiteatro de personajes estrambóticos, deshonestos, incapaces, circenses diría mi amado padre. Nuestra patria ha perdido el rumbo y eso se manifiesta en una salud mental deteriorada y  sin tener datos objetivos, pero producto de la vivencia, he observado como los suicidios han aumentado, en gente muy joven, me pregunto: Sr. Hernández, Sra. Ministra de Salud, por que no han opinado al respecto?  No dicen nada, nada, nada como siempre, donde están las políticas públicas, sociales y de salud que deben protegernos contra esta desesperanza colectiva? Donde está la presencia de un verdadero líder ante los problemas sociales que nos aquejan?  Ayer dijeron que era parte de una red criminal y en otras latitudes de decencia, eso hubiera sido suficiente para que un hombre honorable renunciara, obvio que aquí no paso, el presidente uso los recursos del Estado para si, cuando debería usar sus recursos personales para defenderse .  Si demostrar su no culpabilidad  quiere, debe hacerlo  dentro de su tiempo personal y no de su condición de presidente, sino como un ciudadano acusado y que debe probar su inocencia, como el resto de nosotros

No está el país para que su figura máxima de autoridad invierta su tiempo en asuntos personales de carácter delictivo, no es un referente de vida Sr. Hernández y el país lo que ocupa es eso: Una persona impecable que sirva de modelo.  Descansa en paz Negrito, Dios te dará lo que tu país no pudo…

Maria Angelica Milla

SPS  3 de octubre del 2019

Facebook Comments