La Transición. Por Virgilio Padilla Delgado.

0
251

La salida del actual presidente es inminente, fuertes señalamientos en temas de narcotráfico y malversación de caudales públicos siguen arremetiendo contra su gestión. Miles de hondureños exigen su salida pero muy pocos hablan de la transición que conlleva la misma. Es el momento que empecemos a ver las opciones que tenemos como ciudadanía.

El sábado pasado 3 de agosto, se hizo de conocimiento público un documento de 47 páginas en el cual se vincula al actual presidente junto a miembros de su gabinete en una conspiración para el transporte de drogas y uso de capital de esta actividad en sus campañas políticas. En el distrito sur de La Ciudad de Nueva York el fiscal estadounidense Geoffrey S. Berman ha mencionado a todos los presidentes del 2005 hasta la fecha y esto no ha generado ninguna reacción de parte de los órganos de justicia en el país dejando ver la falta de un estado de derecho. Cabe destacar que los señalamientos usan códigos ya que es una investigación en curso, pero podemos entender de manera perfecta a quienes se refiere. Esto ha desatado una vez más el sentimiento de incertidumbre que no ha dejado de persistir desde el 26 de noviembre del 2017 cuando se asaltó a la soberanía hondureña. Muchos siguen creyendo que la justicia Norteamericana nos va a salvar con su mano de extradición, llevándose a todo aquel que siga usurpando el poder o tenga intenciones de ir por él con dinero de mala procedencia.

La estabilidad se está perdiendo tras los que será el inicio de múltiples movimientos pacifistas  a partir del mes de octubre, buscando la salida del mandatario, la respuesta del actual partido político en poder es sacar a los empleados públicos a marchar de esta manera contrarrestando la lucha legítima por una mejor Honduras.

Una gran participación de la Abog. Maribel Espinoza en diferentes medios de comunicación dejan en visto su alta capacidad como líder al igual que una actitud profesional envidiable. La transición ha comenzado desde el surgimiento de nuevas caras públicas luchando por el bien común. Se respira un aire de lucha y de unión nacional, los jóvenes se están abriendo campo en la política saliendo a las calles dejando atrás el miedo de perder la vida a mano de militares sin conciencia. El despertar de una población con hambre de salud, seguridad, integridad y libertad está cobrando fuerzas con una clase media que poco a poco está apoyando a las luchas populares.

Las movilizaciones convocadas por la Plataforma de Defensa quien la encabeza una mujer de mucho valor la Dr. Suyapa Figueroa, quien junto a la Abog. Maribel Espinoza debe de formar parte del proceso de transición a un nuevo gobierno. La capital Industrial no se quedó atrás y han llevado a cabo movilizaciones pacíficas condenando las agresiones a los estudiantes de la Alma Mater campus VS, marchas convocadas por Gustavo Vallecillo y otros ciudadanos que se dedican a la economía naranja. Reuniones en la que múltiples banderas ondean en un cielo íngrimo cargado de dolor pero la alegría y la esperanza de todo aquel que llegó por amor a su país pudo más que todo aquello que nos hace diferentes. El pronunciamiento de la CCIC, CNA, UNITEC y otras 29 organizaciones civiles contra el código penal estremece la agenda de quienes buscan protegerse con este código de la impunidad. Mientras tanto la muy cuestionada ASJ rectifica su posición con respecto a la implementación del código que a partir del 10 de noviembre del año en curso entraría en vigencia. Estos sectores gremiales representan un gran peso en la lucha contra las injusticias que se siguen cometiendo.

La transición gubernamental debe remitirse a un proceso de transformación de las reglas que incluya a todos los mecanismos de participación ciudadana de manera transparente. El régimen preexistente en la política hondureña debe de cambiar de manera abrupta, los poderes del estado deben de trabajar de manera independiente. Si bien es cierto toda etapa de transición es muy costosa para la economía pero la incertidumbre política ahuyenta a los inversionistas internacionales al igual que pone muy defensivo al inversionista nacional.  Las pérdidas son millonarias cada día que se presentan manifestaciones a nivel nacional pero es aún más caro las vidas que se pierden en los hospitales abandonados, las vidas que no logran desarrollarse al máximo por escuelas, universidades en condiciones precarias y las familias que se ven separadas por la migración.

Una nueva generación está liderando este cambio en nuestro país, jóvenes que están cansados de ver sus recursos siendo utilizados de manera incorrecta. Honduras está en una transición y vos ya estas siendo parte de ella.

Facebook Comments